fbpx

Ventajas de contar con una empleada doméstica interna en casa

El coronavirus ha puesto patas arriba nuestras vidas a muchos niveles:

  • La limpieza y desinfección de todo tipo de superficies y la extrema higiene en el hogar son más importantes que nunca.
  • La conciliación del trabajo y el cuidado de los niños se dificulta enormemente con las cuarentenas y confinamientos frecuentes.
  • El cuidado de los mayores en el domicilio se plantea como la opción más segura para ellos en este contexto de pandemia.

Todas estas cuestiones nos hacen vislumbrar la necesidad en estos días de poder contar con una empleada doméstica que nos eche una mano con todos estos temas.

¿En qué puede ayudarme una empleada doméstica?

Todo dependerá de lo que se acuerde entre empleador y empleada pero, por lo general, se suelen incluir las tareas del hogar (orden y limpieza, colada, comidas), cuidado de los niños y/o cuidado de alguna persona mayor que resida en el hogar (aseo, medicación, asistencia, etc).

¿Qué ventajas me aporta una empleada doméstica interna?

Una de las cuestiones que se suelen plantear las familias a la hora de contratar una empleada doméstica es decidir si se contratarán los servicios como empleada externa o interna.

Ambas opciones tienen sus ventajas y desventajas. A priori, uno de los principales inconvenientes que nos viene a la cabeza es la pérdida de intimidad de la familia y siempre hay un periodo de adaptación por ambas partes hasta que se consigue una integración satisfactoria de la empleada en el hogar. Además, como es lógico, es necesario poder contar con un espacio para la empleada, debe poder contar con su propia estancia y, si fuera posible, un baño independiente.

Si contamos con la posibilidad de albergar a la trabajadora como interna en casa, podremos disfrutar de numerosas ventajas.

Ahorro

Sí, aunque pueda parecer al contrario, la interinidad permite ahorrar tanto a empleadas como a empleadores. Por un lado, la empleada se ahorra gastos de manutención, gastos en desplazamientos, suministros, ect. Por otro lado, el empleador acaba ahorrando con esta opción ya que los cuidados por horas, al cabo del año, resultan menos rentables.

Comodidad y flexibilidad

La comodidad también es ambivalente. La empleada reduce la posibilidad de retrasos o ausencias de su jornada debido a que no debe desplazarse, evitando así los rutinarios viajes de ida y vuelta al lugar de trabajo. Del mismo modo, para el empleador es mucho más fácil organizar y coordinar la actividad de la trabajadora y sus horarios, dada la residencia en el hogar.

Mejora de la calidad de vida

Los empleadores que tienen hijos o mayores a su cargo pueden encontrar habitualmente dificultades para ausentarse por vacaciones o para salidas de ocio nocturnas. Contar con la ayuda de una interna, gracias a la flexibilidad de sus organización del trabajo, permite poder tener mayor libertad y poder contar con más tiempo libre.

Atención 100% personalizada

La empleada doméstica interna se dedica en exclusiva a una familia, por lo que es más probable poder contar con una profesional especialmente cualificada que se adapte a nuestras necesidades. Por ejemplo, si debe ocuparse de una persona mayor, podemos buscar un perfil acorde a su estado de salud o requerimientos particulares. También es posible buscar un perfil con idiomas para potenciar el aprendizaje de los mismos por parte de los hijos.

Cuidado domiciliario de tus mayores y de tus hijos

Cuando hay personas mayores en casa, o niños, poder disponer de la ayuda de alguien es fundamental para poder conseguir conciliar vida laboral y familiar. El hecho de que la empleada viva con nosotros, facilita el desarrollo de un cierto apego, lo cual es un factor clave para que se forje una relación de confianza y que la convivencia sea más satisfactoria. Todo ello se traduce en una mayor tranquilidad porque sabrás que dejas en buenas manos a tus seres queridos y que puedes contar con su ayuda con una mayor flexibilidad.

La jornada laboral de las empleadas internas

Como es lógico, el hecho de realizar su labor bajo la modalidad de interna, no implica que no tengan una regulación de sus tiempos de trabajo. Su jornada laboral está regulada así como sus vacaciones y periodos de descanso. Lo importante en este punto es conocer adecuadamente la regulación existente al respecto y acordar con la trabajadora cómo organizarlo de la mejor manera posible.

Recuerda que, desde Colaboral Hogar, podemos ayudarte con todos los trámites y gestiones para que la contratación de una empleada doméstica interna en Alicante sea fácil, rápido y sin complicaciones. Somos especialistas en encontrar a la persona idónea que responda a todos vuestras necesidades. Lo hacemos por ti.

 

 

Comparte en tus redes

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Descubre otras entradas del blog

llámanos 966377711