fbpx

Las empleadas de hogar y cuidadoras están siendo las grandes olvidadas durante la crisis del coronavirus

El coronavirus se ha llevado por delante todo lo que ha encontrado a su paso. El bichito se ha instalado entre nosotros y ha hecho tambalearse los cimientos de un país que, hasta hace unos días, vivía en un mundo en el que la máxima preocupación era la subida del salario mínimo interprofesional, el resultado del Barça y Madrid el fin de semana o el tórrido revolcón de la isla de las tentaciones. Ahora sólo se habla del coronavirus, de los estragos que va causando en todo el mundo y de los héroes que esta gran crisis va sacando a la luz.

Héroes anónimos

Esa es la gran noticia que debemos poner en valor: ¡El mundo se ha llenado de héroes! El personal sanitario, a los que todos aplaudimos desde nuestros balcones todos los días a las 20:00h, es la punta de lanza de un ejército de héroes anónimos que luchan cada día porque el mundo vuelva a parecerse a lo que era. Un batallón de ciudadanos comprometidos que cumplen con su confinamiento de forma responsable. Un montón de trabajadores de todo tipo, que siguen acudiendo a sus puestos de trabajo para que en los supermercados y farmacias no falte ningún producto de primera necesidad, para que haya orden en las calles, o para que, dentro de lo posible, el mundo siga girando, aunque en esta ocasión sea a una velocidad un poquito menor.

Reivindicando el papel de las empleadas de hogar y las cuidadoras

Dentro de estos héroes anónimos quiero hacer mención especial a las empleadas de hogar y cuidadoras. Son las grandes olvidadas por el Gobierno en las últimas medidas económicas adoptadas. A pesar de que su labor es crucial en estos momentos, cuidando, atendiendo y acompañando a nuestras familias y especialmente a nuestros mayores, les han relegado a la segunda división de las ayudas. No tienen posibilidad de acogerse a un ERTE, si los empleadores no les pueden pagar o tienen que quedarse a cuidar a sus propios hijos o familiares, y no tienen ayuda alguna si les despiden ya que es un sector que no tiene derecho a paro. Las empleadas domésticas, si no van a trabajar, no cobran, salvo en el caso de que se contagien con el coronavirus y su médico de cabecera les da la baja por este motivo. Sólo en este caso están cubiertas ya que esa situación se considera accidente laboral y está cubierta con el 75% de la base, como el resto de los trabajadores.
Por todo lo anterior, desde COLABORAL HOGAR, queremos reivindicar la equiparación del régimen de empleadas de hogar y cuidadoras al régimen general ya que es un sector fundamental para el soporte de nuestras familias y mayores. Sin ellas, muchas personas estarían desatendidas y otras no podrían trabajar al tener familiares a su cargo. Es un sector que merece la misma dignidad y trato que cualquier otro.

En COLABORAL HOGAR llevamos mucho tiempo peleando por profesionalizar el sector del empleo doméstico, y, tratar a las empleadas del hogar como cualquier otro profesional, es el primer paso para conseguirlo.

Comparte en tus redes

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Descubre otras entradas del blog

Abrir chat