fbpx

La importancia de la nutrición para un buen envejecimiento

Hoy se celebra el Día Nacional de la Nutrición como iniciativa de la Federación Española de Sociedades de Nutrición, Alimentación y Dietética (FESNAD). Esta efeméride es una excelente “excusa” para de recordar la importancia de una dieta variada y equilibrada, acompañada de ejercicio físico, en el cuidado de nuestros mayores. Por supuesto, es importante en cualquier edad de la vida para que podamos llegar en buenas condiciones a nuestra vejez.

El aumento de la esperanza abre un mundo de oportunidades

Hay infinidad de datos que indican que cada vez se vive más tiempo en todo el mundo. Así, según la OMS, por primera vez en la historia, la mayor parte de la población tiene una esperanza de vida igual o superior a los 60 años. España es, además, uno de los países con mayor esperanza de vida. No sabemos si será por el clima, su comida, el calor de sus gentes, su estado del bienestar, la calidad de su sanidad (tan puesta a prueba estos últimos meses)… Hay infinidad de posibles razones, pero el hecho es que todos estos factores nos convierten en un país en el que se vive muy bien y muchos años, por eso es tan importante llegar en buenas condiciones a la “tercera edad”.

La ampliación de la esperanza de vida ofrece oportunidades, no solo para las personas mayores y sus familias, sino también para las sociedades en su conjunto. Esta etapa de la vida de vida puede ser un momento excelente para emprender nuevas actividades, viajar, iniciar una nueva etapa profesional en la que poner en valor la experiencia adquirida de cara a las nuevas generaciones o retomar antiguas aficiones. Además, los mayores contribuyen de muchos modos con sus familias y comunidades (valga como ejemplo el inestimable apoyo que son los abuelos para infinidad de padres trabajadores). Sin embargo, el alcance de esas oportunidades y contribuciones depende en esencialmente de un factor: la salud. Y sabemos que la nutrición es un elemento clave para asegurar una buena salud así como prevenir enfermedades y achaques propios de la edad avanzada.

La nutrición, el estilo de vida y la salud

Numerosos estudios llevados a cabo por la OMS analizan cuales son los factores principales que influyen en las condiciones en las que envejecemos. Sostienen que, aunque algunas de las variaciones en la salud de las personas mayores son genéticas, los entornos físicos y sociales que nos rodean tienen una importancia vital, en particular nuestras viviendas, el vecindario y comunidades con las que convivimos, así como, por supuesto, nuestros hábitos de vida. Afirman que estos factores empiezan a influir en el proceso de envejecimiento en una etapa temprana. Los entornos en los que se vive durante la niñez junto con los hábitos y costumbres que compartimos con nuestra sociedad, tienen efectos a largo plazo en la forma de envejecer. Y hoy en día es indiscutible que, salvando la tendencia genética de cada uno, el mantenimiento de hábitos saludables a lo largo de la vida, en particular llevar una dieta equilibrada, realizar una actividad física periódica y abstenerse de fumar, contribuye a reducir el riesgo de padecer enfermedades y a mejorar las facultades físicas y mentales.

Así que hay que cuidarse durante toda la vida para llegar en forma a la última etapa de nuestras vidas y ser ancianos, sí, pero activos, autónomos y aportando nuestro granito de arena en el entorno que nos rodea.

Echando mano del refranero popular, podemos dos refranes que lo resumen muy bien:

Poca cama, poco plato y mucha suela de zapato,

O dicho de otra manera,

Fruta y camino diario y llegarás a centenario

Nuestro cuerpo es un gran don que debemos cuidar. Dependemos de él y es tremendamente agradecido. Si le tratas bien, él siempre responde. Al final no debemos olvidar que somos lo que comemos. En la vejez, mantener esos buenos hábitos alimenticios y el ejercicio físico (extremadamente importante para el mantenimiento de la masa muscular y ayudar a preservar la función cognitiva) retrasarán la dependencia y revertirán la fragilidad propia del avance de la edad.

Comparte en tus redes

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Descubre otras entradas del blog

Abrir chat