fbpx

Fase 1 de la desescalada: ¡Cuidado con nuestros mayores!

Las personas mayores y el confinamiento

Hace sólo 3 meses, el mundo comenzaba una pelea contra un virus desconocido y los gobiernos aplicaban medidas para combatirlo en función de la información que se iba descubriendo. Muchas empresas y comercios cerraron sus puertas, los ciudadanos fuimos recluidos en nuestras casas y los hospitales se llenaron de enfermos. Las calles se vaciaron y sólo unas pocas empresas y servicios esenciales pudieron seguir trabajando.

Días buenos y menos buenos se han ido alternando en los distintos hogares, mientras las cifras de contagiados y fallecidos copaban los informativos y programas en las teles. Era momentos de gran incertidumbre y temor. Salvo algún irresponsable, casi la totalidad de la población cumplía a rajatabla las recomendaciones e indicaciones de las autoridades sanitarias. El confinamiento se ha hecho muy duro, largo y angustioso para todos, pero quizá especialmente para los ancianos. La soledad, los achaques,… todo parece agravarse en estas circunstancias.

Muchos de nuestros mayores han tenido que aprender a cuidar de ellos mismos. Han hecho de tripas corazón y han mirado, quizás por primera vez desde hacía infinitos años, por sí mismos más que por sus hijos y sus nietos. Era el momento de cuidarse, y es que el coronavirus, ese diminuto pero letal enemigo, podría esconderse dentro entre sus seres más queridos.

El reto de la desescalada

Ahora, estamos comenzando la fase de desescalada. Basta asomarse al balcón o darse un paseo en los horarios permitidos para percibir cierta sensación de relajación y, con ella, cierta tendencia al incumplimiento de las normas establecidas. El grado de temor percibido por el riesgo al que estamos sometidos ha disminuido sensiblemente y una nueva vuelta a la normalidad se abre paso.

Estos días muchas empresas y comercios han vuelto a abrir sus puertas. Podemos ver a gente por la calle paseando o haciendo deporte. Las cifras de contagiados y fallecidos que nos llegan cada día son alentadoras y las caras de nuestros familiares, vecinos, amigos y compañeros ya no reflejan el temor de los primeros días del estado de alarma. Es precisamente en este momento cuando debemos esforzarnos especialmente para no relajar las medidas de protección adoptadas, tanto en el trabajo como en nuestro día a día.

No debemos bajar la guardia, sigamos manteniendo el nivel de responsabilidad mostrado hasta ahora. Por nosotros mismos, por nuestras familias y por nuestros compañeros, no pongamos en peligro lo que hemos conseguido proteger durante los momentos más complicados.

La Fase 1

Desde el lunes, en muchas poblaciones de la Comunidad Valenciana pasarán a la fase 1 (salvo excepciones como Alicante y Elche, entre otras). En esta fase “Se autorizan las reuniones de hasta un máximo de diez personas. Este límite no se aplicará a personas convivientes”. Es decir, podremos reunirnos, por fin, con nuestros familiares y amigos. No olvidemos que hay que ser muy prudentes con estos encuentros y respetar al máximo las recomendaciones de las autoridades.

Como se señala el mismo artículo de la norma, “En todo caso, durante estos contactos sociales con terceros no convivientes deberán respetarse las medidas de seguridad e higiene establecidas por las autoridades sanitarias para la prevención del COVID-19, relativas al mantenimiento de una distancia mínima de seguridad de dos metros o estableciendo medidas alternativas de protección física, de higiene de manos y etiqueta respiratoria”.

Desde COLABORAL HOGAR queremos recordar que debemos cuidar a NUESTROS MAYORES, como antes hicieron ellos con nosotros, incluso a pesar de sus presiones e imprudencias. Nuestros padres siempre han sido superhéroes ante nuestros ojos y nos descolocan con frases como las que me ha contado un amigo. Ante la inminente posibilidad de que su padre pudiera ver a sus hijos y nietos, le dijo: “No te preocupes hijo, si me lo contagiáis vosotros yo os lo perdono”. Y es que ellos son así, adorables, inconscientes y entregados a su familia. ¡Es nuestro turno “ser los mayores” (responsables y entregados) y cuidar de ellos!

Comparte en tus redes

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Descubre otras entradas del blog

Abrir chat