fbpx

8 consejos para prevenir la hipertensión

La tensión arterial elevada es la enfermedad más frecuente en las personas mayores y es que su incidencia se incrementa con la edad. Más del 50% de las personas de más de 65 años padecen este problema de salud y es que las paredes arteriales se endurecen con el envejecimiento, perdiendo elasticidad y dificultando el flujo sanguíneo.

¿Qué es la hipertensión?

Se estima que se padece hipertensión cuando las cifras de tensión arterial están por encima de 90 mmHg de mínima (diastólica) y de 140 mmHg de máxima (sistólica).

Esta patología crónica es una enfermedad silenciosa pues no presenta síntomas y si se mantiene alta durante mucho tiempo puede producir problemas de salud graves como:

  • Enfermedades cardíacas o ataque cardíaco
  • Accidentes cerebrovasculares
  • Arterioesclerosis
  • Aneurisma
  • Demencia
  • Deterioro cognitivo
  • Insuficiencia renal
  • Retinopatía (daño en la retina)

¿Cómo prevenir la tensión arterial alta?

Como en muchos otros factores de riesgo en nuestro organismo, el estilo de vida es fundamental para la prevención de todo tipo de enfermedades y, en este caso, nos referiremos concretamente a la hipertensión. Os dejamos 8 consejos para prevenir la tensión arterial alta:

  1. Reduce el exceso de peso y cuida la cintura

El aumento de peso puede producir un aumento de la presión arterial, de hecho, una dieta saludable que previene el sobrepeso u obesidad es la mejor ayuda para controlar la tensión. Se calcula que, por cada kilogramo de peso reducido, se rebaja 1 mm Hg (milímetro de mercurio, medida usada para controlar la tensión arterial).

Otra magnitud a tener en cuenta es el perímetro de cintura ya que, un perímetro grande se relaciona con un mayor riesgo de padecer hipertensión. Puedes consultar con tu médico de confianza cuál es la medida saludable en su caso.

  1. Practica ejercicio físico con regularidad

Una actividad física practica con regularidad (al menos unos 30 minutos al día: caminar, trotar suavemente, bailar, ir en bicicleta…) podría disminuir la tensión arterial unos 5mm Hg en personas hipertensas y permitiría mantenerla bajo control en personas sin esta patología.

Como en toda práctica saludable, la clave es la constancia y asumir estos hábitos como un estilo de vida más que una obligación. Si dejamos de practicar ejercicio físico la tensión arterial podría incrementarse de nuevo, aunque hayamos conseguido reducirla.

  1. Mantén una dieta saludable baja en sodio

La dieta saludable (privilegiando las frutas y las verduras como base de nuestra alimentación) es clave para mantener un peso óptimo, un factor que influye en la tensión arterial como ya hemos comentado.

El exceso de consumo de sodio y grasas saturadas también se relaciona con la hipertensión por lo que se debe controlar la ingesta de ambos nutrientes. Lo ideal es evitar los alimentos procesados y seguir las recomendaciones de las autoridades sanitarias en materia de nutrición.

  1. Limita la ingesta de alcohol

Hay que consumir el alcohol con suma moderación, especialmente en el caso de nuestros mayores, porque su exceso de consumo también eleva la tensión arterial. Incluso, su consumo podría interferir en el efecto de los medicamentos usados para controlar la hipertensión.

  1. Evita el tabaco y limita la ingesta de cafeína

Un hábito tan nocivo para la salud como el tabaco predispone a numerosas dolencias crónicas por lo que dejarlo es siempre una decisión que producirá efectos enormemente positivos sobre nuestra salud, incluyendo la reducción de la tensión arterial elevada.

En consumo de cafeína también puede conducir a una hipertensión, pero es variable en cada persona, algunas son más sensibles que otras.

  1. Limita tu nivel de estrés

Las situaciones de estrés continuado pueden conducir a elevaciones de la tensión arterial significativas. Es importante tratar de analizar qué factores son desencadenantes de este estrés y tratar de eliminarlos o mitigarlos en la medida de lo posible.

  1. Mantén controles rutinarios de la tensión tanto en casa con el médico de cabecera

Hoy en día existen numerosos aparatos para medir la tensión arterial que resultan sencillos de usar y con un coste accesible. No obstante, siempre es posible llevar un control de los niveles con la ayuda del médico de cabecera o en las farmacias.

En cualquier caso, es recomendable revisarla con la regularidad, siguiendo las pautas de control que marque nuestro facultativo de confianza.

  1. Sigue los tratamientos farmacológicos adecuadamente

Parece un consejo obvio, pero a veces no somos lo suficientemente constantes en los tratamientos prolongados como es el caso del control de la hipertensión.

Es importante seguir las pautas marcadas por el médico y respetar los consejos sobre cuándo tomar los medicamentos y con qué alimentos o bebidas no consumirlos para evitar que se disminuya su efecto.

Como veis hay muchas acciones cotidianas que podemos emprender para tener una tensión arterial saludable y bajo control.

 

Comparte en tus redes

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Descubre otras entradas del blog

llámanos 966377711